Ante la quiebra de la constructora Claro, Vicuña y Valenzuela (CVV), lo que el implicará -entre otras obras- la paralización del bypass de Castro, el gobernador de la región de Los Lagos, Patricio Vallespín, sostuvo que el Ministerio de Obras Públicas debe modificar su sistema interno de pago a proveedores y administrativo a fin de evitar este tipo de casos.

Asimismo, recordó que el accionar del Consejo de Monumentos también incidió en el retraso de la obra que se realiza en Chiloé, por lo que llamó al Gobierno a aprender de esta situación y agilizar los procesos.

Asimismo, el gobernador de la región de Los Lagos exigió al ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García, a presentar un plan de contingencia para Chiloé -como se comprometió- a fin de evitar el caos que se vivió el verano pasado en la Isla Grande.

 

Sobre la quiebra de la constructora -una de las más grandes de Chile- el ministro García negó la responsabilidad del MOP, sosteniendo que constructora Claro, Vicuña y Valenzuela «mantuvo bajos niveles de cumplimiento», agregando que en los últimos meses se realizaron pagos por más de $8 mil millones a la firma.

Cabe mencionar que a raíz de esta decisión de la empresa se desmovilizarán 30 obras en ejecución a lo largo del país, siendo desvinculadas más 2.500 personas, mientras que habrá un gran impacto sobre productos y servicios de más de 1.500 proveedores.

Por PSNCOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *