El siete de julio pasado el Juzgado de Garantía de Puerto Montt determinó la prisión preventiva de dos de los seis imputados por disparar al funcionario del Servicio de Salud del Reloncaví, Diego Joel Fernando Mayorga Góngora, de 29 años, en un hecho ocurrido el 15 de mayo pasado, a las afueras de la casa de la víctima.

Tras una intensa investigación por parte del OS-9 de Carabineros, se dio con el paradero del autor intelectual de este crimen por encargo, además de otros cinco involucrados.

Según precisó el fiscal Patricio Maldonado, este delito es tipificado como homicidio calificado, en grado de desarrollo frustrado, toda vez que el ingeniero informático del Servicio de Salud del Reloncaví logró sobrevivir a los impactos balísticos que recibió en distintas partes de su cuerpo.

Si bien el autor del  «sicariato», como se le denomina popularmente a este tipo de hechos delictivos, aún no ha sido detenido, se encuentra plenamente identificado y su captura se concretaría en los próximos días.

El fiscal Maldonado indicó que la línea investigativa que dio pie a la detención de los seis imputados -y conocer la identidad del autor material de los disparos- está en que tanto la víctima de los disparos como los aprehendidos tenían rencillas anteriores por un caso donde se les habían imputado cargos ante la justicia.

Lavado de activos 

En 2022,  Mayorga Góngora, que se desempeña en el Departamento de Tecnologías de la Información del Servicio de Salud del Reloncaví fue formalizado por el  fue formalizado -junto a otras ocho personas, por el Ministerio Público en el Juzgado de Garantía de Puerto Montt, por el delito de lavado de activos.

De acuerdo a lo informado por biobiochile.cl, el funcionario del mencionado Servicio era investigado por el  OS7 de Carabineros «tras descubrirse la suma de $158 millones que estaban en la vivienda de uno de sus compañeros. Esto luego que se desbaratara una banda compuesta por al menos 9 personas, incluidos extranjeros y narcotraficantes».

Sobre el último punto, el persecutor apuntó que hay datos que hacen ligar a este homicidio calificado frustrado con problemas de drogas entre la víctima y sus victimarios.

En síntesis, el crimen frustrado era para «silenciar» a Mayorga Góngora y su eventual entrega de información al Ministerio Público.

Todos chilenos 

Por ahora todos los involucrados son de nacionalidad chilena, situación que recalcó el fiscal Maldonado, quien enfatizó que el fenómeno del sicariato que se ha instalado en el país, también participan connacionales y que este tipo de crimen no necesariamente hay que vincularlo con la migración.

Cabe mencionar que el 17 de mayo, dos días de ocurrido el baleo, la directora del Servicio de Salud del Reloncaví, Bárbara del Pino, dijo desconocer que el funcionario víctima de los disparos estaba involucrado en una causa por lavado de activos.

 

 

 

 

Por PSNCOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *